7 sencillos pasos para diseñar tu casa de una manera amigable con el medio ambiente

Hay pocas actividades más divertidas que poder diseñar un espacio, especialmente uno en tu propia casa. De hecho, ¡es de las actividades más divertidas! Ya sea que lleves planeando por años construir una pequeña terraza o remodelar tu cocina, diseñar es darle vida a un espacio para mejorar tu vida o simplemente lograr que se vea mucho más lindo y disfrutes pasar más tiempo ahí.

Y para hacer esto, siempre es buena idea tener en cuenta el impacto ecológico que estamos produciendo. Todos estamos sintiendo las causas del cambio climático, sabemos lo tóxicos que pueden ser los químicos en nuestro hogar y en los productos que usamos y cada vez hay más zonas en el mundo con climas extremos. Así que, ¿cómo puedes integrar diseño y estilo a tu hogar y ser consciente del medio ambiente al mismo tiempo? Aquí te dejamos 7 sencillos pasos que te ayudarán en esta tarea:

1.     Pon plantas en cada habitación

El dióxido de carbono es uno de los principales causantes de los gases de efecto invernadero, ya que queda atrapado en la atmósfera. ¿Y qué limpia al aire del dióxido de carbono? ¡Las plantas! Ellas absorben el CO2 y lo convierten en oxígeno. Además, absorben químicos dañinos como el benceno y el formaldehído, que se encuentran en muchos productos de limpieza. Si ya quieres llenar tu casa de plantas, checa nuestro post: Ponle verde a tu hogar: 10 marcas mexicanas para decorar tu casa con plantas.

2.     Planta un jardín

Ok, tal vez es complicado hacer un jardín completo en los pequeños apartamentos actuales, pero si tienes el espacio o al menos una pequeña terraza, ¡ponle plantas! Los beneficios de las plantas en interior tienen mayor impacto en el exterior. Todas las plantas de exterior absorberán el CO2 de la calle y darán más oxígeno a la ciudad. Y eso no es todo, ya que las plantas cuando florecen proveen de alimento a abejas, mariposas y otros insectos, a través de la polinización. Y hacen que los colibríes lleguen a tu jardín.

3.     Haz tu propia composta.

Los fertilizantes químicos son grandes culpables de la contaminación en el aire y agua. Los jardines no necesitan fertilizantes químicos. Si preparas tu propia composta y la pones en tu jardín puedes eliminar los fertilizantes químicos (o la menos minimizar su uso). Además, utilizarás menos agua porque la composta provee de humedad a las plantas. Puedes hacer composta a través de materiales reciclables como: papel periódico, hierbas y césped. Ponlo en un bote de basura y déjalo por un par de meses.

4.     Busca material para reciclar

Para arreglar tu casa necesitarás pintura, madera, muebles, etcétera. Antes de ir a comprar de todo, pregunta a amigos y familia si tienen material que te pueda servir, ¡como pallets de madera para hacer muebles! No sólo ayudarás al planeta, sino también a tu bolsillo.

5.     Disminuye tu consumo de agua

Al hacer remodelaciones intenta optimizar el proceso utilizando sólo una cubeta con agua para el limpiado de brochas y reutiliza esta agua para el inodoro. 

6.     Decora con colores amigables con el ambiente

Es cierto, da igual si decoras una habitación de verde o de morado. Los colores no van a hacer cambiar el tipo de pintura o las emisiones de carbono al transportarlos o reducir sus químicos. Sin embargo, el utilizar colores terrenales nos ayuda a tener presente a la naturaleza en nuestro hogar. Mientras más estemos conscientes en proteger a nuestro planeta, más podremos tomar acción en todas nuestras actividades.

Embarcarnos en cuidar a nuestro planeta puede integrarse en todas nuestras acciones, desde las más cotidianas como el reciclaje hasta hacer arreglos y remodelaciones de una manera sustentable. Si quieres saber más, checa nuestro post: Vivir conscientemente: 10 pasos para ser verde y cuidar al planeta. 

¿Qué te pareció el post? ¡Déjanos tus comentarios!