¿Sabes lo que es el consumo responsable?

 FASHIONREVOLUTION.ORG

FASHIONREVOLUTION.ORG

Las bases del consumo responsable residen en la noción de que la vida humana y el medio ambiente son más importantes que el dinero. Por décadas, la creación de capital es lo que ha controlado a la mayoría de las industrias, particularmente a la industria de la moda. La ropa se produce lo más rápido y lo más barato posible, con una cadena de suministro que es irresponsable y que tiene prácticas no éticas, lo que ocasiona terribles efectos en la gente y en el planeta.

Por mucho tiempo, hemos hecho oídos sordos a lo que pasa en la industria de la moda, justificándolo con un “así es como siempre ha sido” o “no puedo hacer nada para cambiarlo” y de esta manera perpetuando el problema. Tengo amigos quienes se dedican a causas sociales y a quienes realmente les importa la responsabilidad social y cuidar al medio ambiente, pero cuando se toca el tema de cómo se produce la ropa que usan su respuesta suele ser que tratan de no pensar en ello porque no hay nada que puedan hacer.

En el pasado, intentar boicotear a la industria de la moda implicaba coser tu propia ropa o dejar de comprar en absoluto. Sin embargo, gracias a la aparición de marcas locales con mucho talento y quienes suelen trabajar con artesanos de la región, esto ya no tiene que ser así.

 SARAH HAMUI TEXTILES | SARAH HAMUI TEXTILES

SARAH HAMUI TEXTILES | SARAH HAMUI TEXTILES

LA ALTERNATIVA: MODA ÉTICA

El movimiento a favor de la moda ética ha ganado momento en el último año. Los consumidores a nivel mundial están interesados en cómo se produce su ropa y quieren saber que las marcas que compran tienen un impacto positivo en el mundo.

Esto significa que muchas compañías están utilizando materiales amigables para el medio ambiente (eco-friendly), que los trabajadores reciben un salario justo y que hay alguien detrás de cada pieza de ropa que compras, no sólo una máquina. Las marcas de diseñadores independientes suelen ser así: ropa de moda que es producida con intención y de manera ética.

 SARAH HAMUI TEXTILES | SARAH HAMUI TEXTILES

SARAH HAMUI TEXTILES | SARAH HAMUI TEXTILES

APRECIAR LA VIDA ANTES QUE LAS GANANCIAS ECONÓMICAS

Sin lugar ha dudas escuchaste sobre el colapso en 2013 de la Rana Plaza en Bangladesh, en donde más de 1,000 trabajadores murieron debido a las malas condiciones del edificio en donde trabajaban confeccionando ropa para Zara, Mango, Benetton, H&M y otras multinacionales. Este tipo de tragedias podrían evitarse si la industria de la moda valorara más la vida de la gente que las ganancias económicas. La explotación en estos países que son considerados “de bajo costo” para las empresas es común, ya que se aprovechan de la situación de las personas, quienes toman cualquier trabajo con tal de tener algo qué poner sobre la mesa o poder mandar a sus hijos a la escuela. Acceden a trabajar en condiciones inhumanas y riesgosas, con pagas muy bajas, todo para que se pueda producir más ropa a precios más baratos.

En fábricas éticas, los trabajadores son tratados con respeto y dignidad. Se les paga un salario justo con el que pueden vivir por el trabajo que desempeñan, lo que les permite pagar escuelas para sus hijos e ir al médico si enferman. Trabajan en lugares con condiciones seguras, inspeccionados regularmente y que llevan a cabo mantenimiento.

 

 http://labourbehindthelabel.org

http://labourbehindthelabel.org

LAS PEQUEÑAS DECISIONES TIENEN UN GRAN IMPACTO

Definitivamente, en el mundo en el que vivimos hacer las cosas de la manera correcta no siempre es lo más fácil. Ser responsables de nuestras decisiones requiere mucho esfuerzo (y tiempo y dinero), pero la satisfacción de hacer lo correcto vale la pena. Mi intención con este post no es hacerte sentir culpable ni vergüenza por tus hábitos de consumo de “ropa rápida” ni mucho menos que tires la mitad de la ropa de tu clóset. La mayoría de mi ropa también es de multinacionales. La idea es que todos los días, poco a poco, todos podamos tomar pequeños pasos hacia un estilo de vida más honesto y responsable, porque todos sumamos y tus pequeñas decisiones tienen un gran impacto.