Vivir conscientemente: 10 pasos para ser verde y cuidar al planeta

Los avances tecnológicos y de investigación nos han enseñado que proteger al medio ambiente con pequeñas acciones, ayuda de manera drástica a mantener saludable a nuestro planeta. Cada vez más personas se están comprometiendo a proteger al medio ambiente de cualquier manera en la que pueden, y actuar de manera sustentable es cada vez más fácil.

Realmente hacer el compromiso de “ser verdes” es una elección y una muy importante. Pero la pregunta siempre es: ¿por dónde empiezo? Por esto, aquí te dejamos 10 pequeñas acciones que tendrán un gran impacto si las incorporas en tu vida cotidiana:

1.     Disminuye tus limpiadores químicos.

Sí, ese Maestro Limpio después de todo no es tan “limpio”, ya que su producción contamina el medio ambiente pues los residuos químicos van directo a la tierra y el agua. Cambia mejor a limpiadores orgánicos que incluso puedes hacer en casa. Estos limpiadores no sólo son más seguros para el planeta, también para ti y tu salud pues te alejarán de sustancias tóxicas y además alegrarán a tu bolsillo, ya que los puedes preparar con ingredientes tan comunes como: bicarbonato de sodio, vinagre blanco, limones y aceites esenciales. Aquí te dejo algunas recetas:

 - 7 recetas para limpiar la casa sin químicos

- 6 productos naturales para hacer la limpieza y que seguro ya tienes en casa

- Productos de limpieza naturales y caseros

2.     Deja de comer carne un día a la semana

El simple hecho de no consumir carne un día por semana es un cambio fácil que tiene un gran impacto. La producción de carne requiere muchísimo terreno por lo que bosques y selvas son deforestados cada día, hay sobre uso de agua para producir y empaquetar la carne, así como emisión de gases de efecto invernadero y otros químicos. Y ni siquiera voy a entrar a detalle sobre la crueldad de cómo viven y mueren los animales de granja. Escoger no comer carne ayudará a reducir los recursos empleados para producir carne. Y para los días que sí decides comes carne, escoge las que hayan sido producidas de manera orgánica y cerca de tu localidad. Así reduces la contaminación por transporte.

3.     Dona lo que ya no uses

¿Tu casa podría salir en el programa de acumuladores extremos? Olvídate del desorden y en vez de tirar todo a la basura, deshazte de lo que ya no necesitas de la manera verde – y ayuda a otros en el camino – escogiendo donar lo que ya no usas en tu casa. Puedes donar ropa, zapatos, comida, muebles y hasta los sartenes de cocina que tu mamá ya no usa.

4.     Olvídate de los platos desechables

Y de los vasos rojos para las fiestas. Si bien usar platos y vasos desechables es muy conveniente, la basura que generan termina contaminando los vertederos por sólo haberlos utilizado una vez. ¡Una vez! ¿Puedes creerlo? Elimina esta basura de tu vida y de la del medio ambiente lavando platos en todas tus comidas. Incluso en las fiestas familiares puedes crear la comitiva de limpieza, ya que si todos ayudan el reto no es tan pesado.

5.     Empieza a reciclar

Una de las maneras más sencillas y con más impacto para ser verdes es empezar a reciclar. Dedica un basurero en casa exclusivamente para materiales reciclables como vidrio, plástico, papel, latas de aluminio y baterías y mantéenlos alejados de los grandes basureros municipales que no los reciclan. Checa algunos centros de reciclaje que te queden cerca:

 -        Recupera México - Centros de Reciclaje

 6.     Dile adiós a los envases de plástico

Exactamente, incluso a aquellos que puedes reciclar. Las botellas de plástico que se usan una sola vez constituyen gran parte de la basura acumulada en los vertederos, y por supuesto, es dinero que cada vez tiras a la basura, pues tú pagas por ellos. En vez de comprar innumerables botellas, invierte en un contenedor de agua de acero inoxidable o que sea libre de BPA (químicos tóxicos que se liberan de los contenedores plásticos y son absorbidos por agua y comida). Mejor almacena el agua en vidrio o incluso en una vasija de barro y ¡notarás que es más fresca!

7.     Compra sólo lo que necesitas

¿Cuántas veces has tirado comida que se echó a perder en el refri porque nunca la comiste? Una manera fácil de ahorrar dinero y ayudar al planeta es planificando tus comidas: haz una lista de compras y sólo compra lo que necesitas. Haz un compromiso de consumir lo que compres durante la semana, en vez de comprar cantidades industriales que ¡terminarán en el basurero!

8.     Comparte tu coche (o consigue que lo compartan contigo)

¿Tienes a algún compañero de trabajo que vive cerca de tu casa? ¿Por qué no disminuir tus emisiones de carbono y los costos de gasolina compartiendo coche? Compartir coche es una manera de ser verdes al mismo tiempo que no te aburres  tu solo en el tráfico. También puedes hacerlo con el colegio de los niños, o incluso compartir el coche con tus vecinos para ir al supermercado una vez a la semana.

9.     Consume menos papel

¿Cuánta correspondencia recibes a la semana? Toda esa publicidad que te llega, así como las deudas del banco, no sólo son molestas, sino que también contaminan. Si puedes, solicita que te envíen todo a tu correo electrónico para disminuir este consumo de papel que inevitablemente terminará en la basura.

10.  Compra productos “ecofriendly”

Parece mentira, pero todos los productos que nos ponemos diariamente están llenos de químicos que no solamente dañan a nuestro planeta, sino también a nuestra salud. Shampús, cremas, pastas dentales, cosméticos: todo está lleno de químicos. Cambia mejor a marcas cosméticas que sean ecofriendly y que no dañen tu salud ni la de tu familia.

 

Ser verde no tiene que ser un cambio drástico en tu rutina diaria ni en tu estilo de vida. Estos simples y pequeños pasos ¡son un primer gran comienzo!

¿Tienes más tips? ¡Compártelos en los comentarios!